Con

📚 Blog especializado para autónomos y pymes. Encuentra semanalmente nuevos posts, recursos y guías. La ayuda que necesitas para tu negocio.

Somos tugesto, un equipo de profesionales especializados en diferentes áreas: jurídica, laboral, fiscal, ingeniería informática y nuevas tecnologías. Estés donde estés y desde cualquier dispositivo… Para ti, tugesto

gastos deducibles autónomos IRPF

Gastos deducibles del IRPF de los autónomos

Ser trabajador por cuenta propia no es fácil, ya que hay que hacer frente a una serie de pagos que, en muchas ocasiones, pueden ser muy elevados. A la hora de realizar la Declaración de la Renta debes saber que existen una serie de gastos deducibles del IRPF para autónomos que te puedes desgravar.

¿Qué son los gastos deducibles para los autónomos?

Los gastos deducibles para los autónomos son aquellos que tienen una vinculación directa con la actividad laboral; además, tienen que estar documentados en facturas o recibos y registrados en los libros contables.

Requisitos para que un gasto sea deducible

A continuación te mostramos los requisitos que Hacienda considera necesarios para que un gasto sea deducible:

  • Vinculados a la actividad económica del autónomo.
  • Justificados en las facturas o recibos. En cualquier caso, siempre deben aparecer todos los datos fiscales.
  • Registrados contablemente por el autónomo en su libro de gastos e inversiones.

Por ello, lo más recomendable es solicitar tu factura en todos los comercios en los que ejerces un gasto; de esta forma, si tienes que incluir esta cuantía en tu libro de contabilidad podrás hacerlo.

¿Qué se puede desgravar un autónomo?

A la hora de realizar la Declaración de la Renta, vamos a ver qué se puede desgravar un autónomo:

  • Mercancías: se trata del gasto que supone la compra de productos o servicios para poder desarrollar la actividad económica.
  • Sueldos y salarios: cantidad que recibe una tercera persona por una relación laboral; engloba el suelo, las pagas extraordinarias, las dietas y los pagos en especie. Para que puedan deducirse, deben ser habituales y continuos, debe existir contrato laboral y afiliación a la Seguridad Social; además, la retribución no debe ser superior a la del mercado.
  • Relativas a la Seguridad Social: recoge la cuota de la Seguridad Social de los trabajadores y del propio autónomo.
  • Otros gastos personales: de formación e indemnizaciones derivadas de la relación personal y del seguro.
  • Arrendamientos y cánones: alquiler, cánones y asistencia técnica.
  • Servicios profesionales independientes: gestores, abogados, procuradores, auditores o asesores, entre otros.
  • Otros servicios exteriores: un ejemplo de estos gastos deducibles para autónomos serían el transporte, los servicios bancarios, de investigación y desarrollo, la publicidad y la electricidad.
  • Tributos fiscalmente deducibles: el Impuesto sobre Actividades Económicas y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.
  • Gastos financieros: préstamos y similares. Los recargos de aplazamientos de Hacienda y de la Seguridad Social son gastos NO deducibles.
  • Provisiones fiscalmente deducibles: los autónomos que cotizan por estimación directa puede desgravar facturas no cobradas o gastos asociados a devoluciones de ventas.
  • Provisiones y gastos de difícil justificación: tope anual de 2.000 euros en estimación directa simplificada del 5% del importe del rendimiento neto previo.
  • Amortizaciones: importe del deterioro o depreciación de las inversiones que se consideran inmovilizado material o intangible y que afectan a la actividad laboral.
  • Otros gastos deducibles: adquisición de libros, suscripción a revistas profesionales o asistencia a eventos relacionados con la actividad profesional, entre otros.

Cuáles son los gastos deducibles como autónomo

A continuación te mostramos los principales gastos deducibles en el IRPF de los autónomos en 2020:

En la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo

Además de los gastos comentados anteriormente, la Ley de Reformas Urgentes del Trabajador Autónomo, aprobada el 11 de octubre de 2017, incluye dos nuevas deducciones en el IRPF que se pueden incluir en la Declaración de la Renta de 2020.

  • Suministros domésticos: trabajadores que realicen su actividad laboral desde casa y que lo hayan notificado a Hacienda.

    En este caso, el suministro se debe de fraccionar por los metros hábiles relacionados con la casa, es decir, si mi piso tiene 100 metros cuadrados y en hacienda e indicado 20 metros cuadrados que uso profesionalmente, el máximo deducible será 6%, ya que hay que sacar el porcentaje de 20 metros cuadrados sobre 100 y multiplicar por el 30%
  • Gastos por dietas de manutención: pueden deducirse 26’67 euros diarios cuando no pernoctan y 53’34 euros cuando pernoctan en España, 48 y 91’35 euros respectivamente cuando lo hace en el extranjero. Eso sí, estos gastos deben ser debidos al desarrollo de su actividad económica, se debe abonar con medios electrónicos y se debe presentar la correspondiente factura.

Gastos especiales

Dentro de los gastos deducibles, algunos son de especial interés, como por ejemplo:

  • Local u oficina: en el caso del arrendamiento, se pueden desgravar todos los gastos asociados con el mismo; por su parte, se pueden descontar entre un 15 y un 50% de los gastos de la propia residencia.
  • Vehículo y gastos asociados: gasolina, mantenimiento y seguro. El problema es que solo se admiten los gastos íntegros de los autónomos que se dedican a una actividad relacionada con el transporte o la enseñanza de conductores; en el resto de casos, pueden deducirse hasta un 50% los gastos por IRPF.
  • Teléfono móvil: siempre que existan 2 líneas diferenciadas, una para uso personal y otra para el profesional.
  • Gastos de viaje y dietas: comidas, billetes de avión y taxis incluidos. Siempre debe acreditarse con la correspondiente factura.
  • Costes de vestuario: solo se incluye la ropa de protección, uniformes y otras prendas que incluyan el logotipo del negocio.

Gastos sin factura

Aunque lo más recomendable es solicitar siempre la factura, a la hora de presentar la Declaración de la Renta existen algunos gastos deducibles para los autónomos que no la necesitan:

  • Pólizas de seguros.
  • Salarios y seguros sociales.
  • Cuota de autónomos.
  • Gastos bancarios.
  • Gastos de contratos mercantiles.
  • Impuestos y tasas municipales.

Gastos fiscalmente no deducibles

Todos los gastos que hemos visto anteriormente se pueden deducir en el IRPF de los autónomos; aún así, existen algunos que no y que deberás hacer frente a ellos:

  • Multas y sanciones.
  • Donativos y liberalidades.
  • Pérdidas del juego.
  • Gastos relacionados con personas o empresas en paraísos fiscales.
  • IVA soportado que pueda deducirse en la declaración del IVA.

Ahora que ya conoces todos los gastos deducibles del IRPF de los autónomos, no te olvides de incluirlos a la hora de hacer la Declaración de la Renta.

tugesto • 21/07/2020


Post Anterior

Deja una respuesta

Tu Email no será visible / Los campos requeridos están marcados con *