Deducción del IVA de los gastos por servicios de desplazamiento, viajes, hostelería y restauración

Tiempo de lectura: 2 minutos
Empresario esperando en un aeropuerto

Por Carmina Chacón, experta en fiscalidad

A menudo, los empresarios se preguntan por la mecánica de funcionamiento del IVA de todos los gastos relacionados con la actividad, sobre todo con los relacionados con los desplazamientos de los comerciales, empleados de la empresa que habitualmente usan dichos servicios.
El artículo 96.6 de la ley del IVA, ley 37/1992 de 28 de diciembre, establece como requisito necesario para la deducción del IVA soportado en gastos de desplazamiento o viajes, hostelería y restauración que su importe tenga la consideración de gasto fiscalmente deducible a efectos del IRPF, o del IS.
Por otra parte el artículo 14 del TRLIS, se refiere a los gastos no deducibles. No se consideran gastos deducibles:

  •  La retribución de los fondos propios.
  • Los derivados de la contabilización del Impuesto sobre Sociedades.
  • Multas y sanciones penales y administrativas, recargo de apremio, recargo de presentación extemporánea.
  • Pérdidas de juego.
  • Donativos y liberalidades.

No se entienden comprendidos los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores, los que con arreglo a usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa, los realizados para promocionar directa o indirectamente la venta de bienes o prestación de servicio, ni los correlacionados con los ingresos.
En consecuencia, los gastos por: servicio de desplazamientos, viajes, hostelería y restauración (de acuerdo con el artículo 14 del TRLIS), son fiscalmente deducibles, puesto que son gastos destinados a promocionar la venta de bienes o prestación de servicios de los empleados comerciales que tiene la empresa.
De acuerdo a la Ley 58/2003, se establece que las normas tributarias se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, de acuerdo con su literalidad, sin perjuicio de que tal criterio inicial se complete con otros, como el contexto, antecedentes, realidad social… Y, por tanto los requisitos objetivos para que se consideren deducibles son:

  • El coste que la sociedad, empresario o profesional incurre para la obtención del ingreso.
  • Disponer del soporte documental del registro contable (factura primordialmente).
  • Haber anotado con las directrices del Plan Contable el gasto en los libros correspondientes y/o obligatorios.
  • Imputar el gasto a la base imponible del ejercicio.

Por tanto, la deducibilidad de los gastos está condicionado por el principio de correlación con los ingresos, de tal modo que, aquellos serán deducibles en la medida que se acredite o pruebe su vinculación con el negocio o resultados.

En consecuencia, el empresario sólo podrá deducir el impuesto soportado como consecuencia de los gastos en que incurra por desplazamiento o viajes, hostelería y restauración cuando el importe de los mismos tenga la consideración de gasto deducible a efectos del IS.
contabilidad-fiscal-tugesto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres pasar de la teoría a la práctica?

Descubre una manera inteligente de gestionar tu negocio.

Encuentra más posts sobre estas temáticas

Recursos, guías y descuentos

Únete al Club de más de 7.000 gestioners

Suscríbete y forma parte del CLUB DE EMPRENDEDORES

Artículos, guías, recursos y consejos de expertos.

Promociones, publicidad e información de todos los servicios relacionados con tu emprendimiento.

¡No te lo pierdas!

Posts relacionados

Recursos, guías y descuentos

Únete al Club de más de 7.000 gestioners

Suscríbete y forma parte del CLUB DE EMPRENDEDORES

Artículos, guías, recursos y consejos de expertos.

Promociones, publicidad e información de todos los servicios relacionados con tu emprendimiento.