Contacta
Con

#gestiona #ahorra #simplifica

Somos tugesto, un equipo de profesionales especializados en diferentes áreas: jurídica, laboral, fiscal, ingeniería informática y nuevas tecnologías. Estés donde estés y desde cualquier dispositivo… Para ti, tugesto

Trabajador que ha sufrido un accidente en el trabajo.

Accidente laboral, derechos del trabajador

En el ámbito profesional nadie está libre de sufrir, en cualquier momento, un accidente laboral.

Tanto los trabajadores por cuenta ajena como los profesionales autónomos, estén expuestos a algún riesgo o no, pueden tener un accidente en el trabajo que les haga plantearse la pregunta sobre  qué derechos les corresponden en este caso.

Muchos son los que no saben cómo deben actuar cuando se da una situación de este tipo.

En el presente post os informamos de cuáles son los derechos de los trabajadores cuando se sufre un accidente laboral y qué pasos deben seguirse para hacer las cosas correctamente en este caso concreto.

Significado de accidente laboral

El concepto de accidente laboral se encuentra regulado en la Ley General de la Seguridad Social. Concretamente en el artículo 115 del texto legal.

En el mismo se define el accidente de trabajo como “toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión, o por consecuencia, del trabajo que desempeña por cuenta ajena”.

Por lo tanto, para que el accidente sea considerado accidente laboral, es necesario que se produzca a consecuencia de la labor desempeñada por el profesional.

Cuando tiene lugar un accidente de trabajo hay que realizar una serie de pasos para que el trabajador tenga cubiertos, económica y laboralmente, los días que se encuentre inactivo, o de baja.

Más adelante detallaremos los derechos que le corresponden en esta situación.

Riesgos de sufrir un accidente laboral.

Clasificación de accidentes de trabajo

Según establece la legislación vigente se consideran accidentes de trabajo:

  • Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo.
  • Los que sufra el trabajador con ocasión, o como consecuencia, del desempeño de cargos electivos de carácter sindical. También los ocurridos al ir o al volver al lugar en el que se ejerciten las funciones propias de dichos cargos.
  • Los ocurridos a consecuencia de las tareas que, aun siendo distintas a las de su categoría profesional, ejecute el trabajador en cumplimiento de las órdenes del empresario, o espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa.
  • Los sucedidos en actos de salvamento y en otros de naturaleza similar siempre que en cualquiera de los supuestos citados lo sucedido tenga conexión con el trabajo.
  • Las enfermedades, no consideradas enfermedades profesionales, que haya contraído el trabajador con motivo de la realización de su trabajo. En este caso se debe probar que la enfermedad ha sido causada exclusivamente por la ejecución del trabajo.
  • Las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión producida por el accidente.
  • Aquellas consecuencias del accidente que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades interrecurrentes, que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en el que se haya situado el paciente para su curación.

Cabe destacar en este sentido que son consideradas lesiones constitutivas de un accidente de trabajo aquellas que sufra el trabajador en el horario y en el lugar de trabajo.

Al contario de los supuestos que acabamos de enumerar, la ley no considera accidentes de trabajo los siguientes:

  • Aquellos que sean debidos a una fuerza mayor extraña al trabajo. Se considera este tipo de fuerza mayor extraña al trabajo aquella que sea de tal naturaleza que no guarde ninguna relación con el trabajo que se estaba ejecutando al ocurrir el accidente.
  • Los que sean debidos a dolo o imprudencia temeraria del trabajador accidentado.

En relación con el último punto que acabamos de mencionar cabe destacar 2 casos en los que la palabra imprudencia no impide que el accidente sea calificado como laboral. Estos son:

  • La imprudencia profesional  que es consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y se deriva de la confianza que éste inspira.
  • La concurrencia de culpabilidad civil o criminal del empresario, de un compañero de trabajo, del accidentado o de un tercero, salvo que no guarde relación alguna con el trabajo.

¿A quién protege la legislación en los accidentes de trabajo?

Cuando tiene lugar un accidente laboral nuestra actual legislación trata de proteger al trabajador en ese momento vulnerable.

En un principio solo se protegía a los trabajadores por cuenta ajena, quienes están cubiertos aunque no estén dados de alta en la Seguridad Social o no hayan cotizado previamente.

Hoy por hoy también se encuentran bajo esta protección por accidentes de trabajo los trabajadores autónomos.

Éstos, en cambio, para estar cubiertos deben elegir una cotización específica para estar protegidos en caso de accidente laboral.

Respecto a los trabajadores autónomos que son económicamente dependientes deben incluir en su cotización necesariamente el apartado de contingencias profesionales. 

¿Puede una empresa contratar a un autónomo en plantilla?

empresa-contrata-autonomo

Derechos de los trabajadores que sufren un accidente laboral

Ante la situación de un accidente laboral el empleado o profesional accidentado tiene una serie de derechos que puede ejercitar.

Esto es debido a que el empresario que le contrata paga una cuota mensual por cada trabajador en concepto de accidente de trabajo o enfermedad profesional.

En el caso de los trabajadores autónomos es el propio profesional el que paga este tipo de cotización específica.

Los derechos que puede ejercitar un trabajador por haber sufrido un accidente laboral son:

  • Asistencia sanitaria: implica que aquellos trabajadores que padezcan accidente laboral tienen derecho a asistencia sanitaria. Es decir, les corresponde una atención médica que debe cubrir desde el tratamiento y las operaciones hasta la rehabilitación del accidentado. Por lo tanto la asistencia debe alargarse hasta que se restablezca la salud del accidentado.
  • Prestación por incapacidad temporal: durante el tiempo que el trabajador se encuentra de baja por enfermedad, o en este caso por accidente de trabajo, le corresponde cobrar un subsidio por incapacidad temporal. Este derecho se da a los perjudicados en un accidente laboral tanto si han cotizado previamente como si no.
  • Indemnizaciones por muerte en accidentes de trabajo: si se da la situación de que un trabajador fallece a consecuencia de un accidente laboral, su familia tiene derecho a recibir una indemnización por parte de la empresa. A la viuda le corresponden 6 mensualidades y a los hijos, en este caso 1 mensualidad. Lo que acabamos de mencionar va a parte de las pensiones que les pertenezcan a los familiares del fallecido, bien por viudedad o bien por orfandad.
  • Incapacidad permanente: esta modalidad de incapacidad se produce generalmente cuando al trabajador le quedan secuelas, a consecuencia de un accidente laboral, que se prevén definitivas. En este sentido le corresponde al afectado una remuneración en base a su contribución. Existen 4 grados de incapacidad permanente:
    • Incapacidad permanente parcial: el trabajador pierde parcialmente la capacidad para realizar su profesión habitual por lo que le pertenece cobrar una prestación económica por este motivo.
    • Incapacidad permanente total: en este caso el trabajador queda incapacitado totalmente para desarrollar su profesión. El importe de la prestación económica no puede ser inferior al 55% de la base mínima de cotización para mayores de 18 años. Esta cuantía puede ampliarse en un 20% si el trabajador que lo solicita es mayor de 55 años.
    • Incapacidad permanente absoluta: el trabajador queda invalidado para realizar todo tipo de trabajos. En este supuesto le corresponde una pensión vitalicia del 100% de la base reguladora.
    • Gran invalidez: como en el caso anterior la calificación de gran invalidez da derecho a una pensión vitalicia que puede verse incrementada con un complemento, que sirve para poder pagar a la persona que se ocupa del cuidado del trabajador accidentado.

En cuanto a los trabajadores autónomos cabe destacar que también disponen de estos derechos pero sin embargo, en el caso de la incapacidad permanente parcial, no tienen la cobertura derivada de las contingencias comunes sino la derivada de las contingencias profesionales.

La baja del autónomo

la-baja-autonomo

  • Indemnización por lesión no invalidante: se produce cuando, a consecuencia del accidente laboral, el trabajador sufre una lesión, mutilación o enfermedad que es definitiva. Pese a ello no supone una invalidez para que el afectado pueda trabajar, de ahí su nombre de no invalidante. En este caso le corresponde al trabajador una indemnización, siempre que no tenga derecho a incapacidad permanente.
  • Indemnización por convenio: este derecho depende de lo que se haya estipulado en el convenio colectivo de la empresa donde se haya producido el accidente laboral. Por lo tanto es subjetivo y habrá que consultar lo que pone al respecto en el convenio colectivo que corresponda.
  • Indemnizaciones por responsabilidad del empresario: la responsabilidad del empresario es la conocida como responsabilidad civil. Tiene lugar cuando el accidente se produce por falta de medidas de seguridad en la empresa, lo cual solo se puede atribuir al empresario. Si es así el trabajador afectado puede pedir una indemnización al empresario por resarcimiento de daños sufridos. En el caso de fallecer el trabajador la solicitud de esta responsabilidad civil pueden hacerla los familiares.

Tras esta exposición ya conoces cuáles son los derechos que puedes ejercitar si, desafortunadamente, sufres un accidente laboral.

Es muy importante contar en la empresa con todas las medidas de seguridad e higiene requeridas, de tal modo que no pueda producirse un accidente, al menos, por motivos de falta de precaución de la empresa.

Pese a que se extremen las medidas de seguridad, pueden producirse accidentes de trabajo, por circunstancias cuyo control puede no estar a nuestro alcance.

Así pues, si eres autónomo debes tener en cuenta los derechos de los trabajadores en estos casos.

Si te encuentras en una situación de este tipo y no sabes cómo enfrentarla recuerda que en tugesto disponemos de expertos en materia laboral que pueden resolverte cualquier consulta que pueda surgirte.

Solicita información sobre como gestionar sencillamente los recursos humanos de tu empresa.

 

 

 

 

accidente de trabajoaccidente laboralindemnización accidentes laborales

tugesto • 7 junio, 2016


Post Anterior

Siguiente Post

Deja un comentario

Tu Email no será visible / Los campos requeridos están marcados con *