Contacta
Con

#gestiona #ahorra #simplifica

Somos tugesto, un equipo de profesionales especializados en diferentes áreas: jurídica, laboral, fiscal, ingeniería informática y nuevas tecnologías. Estés donde estés y desde cualquier dispositivo… Para ti, tugesto

contrato de transporte

Transportistas. ¿Contrato de transporte o contrato de trabajo?

¿Unx transportista es unx trabajadorx por cuenta ajena (autónomx), o unx empleadx más? Cuándo se debe firmar un contrato de transporte y cuándo un contrato de trabajo en el transporte es una cuestión difícil de entender. Y hasta hace años, difícil de legislar, pues la regulación de esta pregunta fue dando tumbos durante décadas hasta 1994. Sin dejar de tener en cuenta algunas modificaciones que se implantaron con la llegada del TRADE, modalidad de trabajador autónomo reconocida en 2007, que hace referencia a los trabajadores autónomos económicamente dependientes. Así que si aún tienes dudas al respecto intentamos aclarártelas a continuación.

En tugesto somos un despacho de abogados y asesoría online, con una larga experiencia como asesoría laboral. Consulta en nuestra web cómo contratar nuestro servicio laboral y otros servicios.

Origen del conflicto jurídico

Unx asalariadx se obliga, en el contrato laboral, a prestar sus servicios a una empresa. Lxs transportistas (contrato de transporte), se comprometen a realizar un transporte, pudiendo usar otras personas para ello. Por lo tanto, ¿deben lxs transportistas considerarse, jurídicamente, iguales a lxs asalariadxs? Esta ha sido la pregunta del millón durante mucho tiempo.

En el quehacer de la actividad del transporte se dan (o no, depende del caso), ciertas condiciones que no se dan en un trabajo por cuenta ajena. Se adolece de previsión: falta de horario, carencia de exclusividad, posibilidad de rechazar encargos o libertad de establecer itinerarios. Y a ello hay que añadirle la situación de muchxs transportistas de ser propietarixs legítimos del vehículo con el que realizan su actividad.

Dadas todas las excepcionalidades –hasta 1986, tras una sentencia del Tribunal Supremo que añadió algunas excepciones– la actividad del transporte se reguló bajo el contrato de transporte. Y se definía a lxs transportistas como trabajadorxs autónomxs o empresarixs mercantiles. Es decir, personas con medios de producción propios (vehículo), que intervienen en el mercado por cuenta propia.

La regulación de 1994

Jurídicamente, hasta 1994, se estableció que el ser propietarix de un vehículo para el transporte te convertía en trabajadorx autónomx.

Pero con la entrada en vigor de la Ley 11/1994, nació una nueva letra del artículo 1.3 del Estatuto de Trabajadores (ET). Este nuevo apartado dio protagonismo a otra circunstancia que rodeaba a lxs transportistas. El hecho de que lxs transportistas fuesen titulares de autorizaciones administrativas. Esta es, desde entonces, la excusa para la exclusión del contrato laboral. Más adelante, en el mismo texto legislativo, se hace hincapié en el hecho de que únicamente se necesitan dichas autorizaciones para vehículos de más de 2 toneladas de peso máximo autorizado.

contrato-de-transporte

El contrato de transporte

Siguiendo el hilo anterior, podemos resumir que unx transportista debe acogerse a contrato de transporte como trabajadxr autónomx cuando:

  • Conduzca vehículos de más de 2 toneladas.

Esta es la delgada línea que separa el transporte mercantil y el laboral. Pierde ahora todo el peso el hecho de ser propietarix o no del vehículo.

Hay más especificaciones a considerar. Por ejemplo,  el precio del servicio, el hecho de que se realice actividad para una o más empresas… Pero la más importante es la titularidad de la autorización/ tonelaje.

Dándose estas circunstancias, se entiende la relación entre transportista y empresa como un contrato de transporte. Pero, ¿qué es y cómo funciona un contrato de transporte?

El contrato de transporte vincula a unx empresarix llamado porteadorx (transportista), con otra empresa (cargador), y con unx destinatarix o expedidorx. Lxs transportistas se comprometen a trasladar mercancías del punto A a B. A cambio, claro, de un precio. Se trata de un contrato mercantil. También puede darse un contrato de estas características cuando el porteador (transportista) es comerciante. O cuando se dedica habitualmente a verificar transportes para el público.

En el día a día, el contrato de transporte no define los medios por los que se va a realizar el traslado. También son frecuentes las cláusulas de exoneración. Estas establecen que si por causas ajenas al trabajo delx transportista no se cumple el objetivo pactado, no se le exigen más responsabilidades, pero tampoco tiene derecho a exigir el pago.

Transportistas económicamente dependientes (TRADE)

La legislación excluye a estxs transportistas del régimen de trabajadores por cuenta ajena. No obstante, se considera bien conocida la realidad de que en muchas ocasiones, unx transportista trabaja de forma continuada para unx mismx cargador (empresa). De modo que si una única empresa le reporta igual o más del 75% de sus ingresos, puede pasar a formar parte de una empresa dentro del régimen del TRADE. Estx tipo de trabajadorx se regula dentro de la Ley 20/2007.

Contrato laboral para transportistas

Sí, también existe. Es de lógica pensar que si el artículo 1.3 del ET incluye a transportistas que manejan un vehículo de más de 2 toneladas dentro del Régimen de Trabajo Autónomo, los vehículos fuera de esta definición exoneren a sus conductorxs, convirtiéndoles en trabajadorxs por cuenta ajena. Veamos si es así.

La Ley 11/1994 establece en su texto unas condiciones para que se dé el contrato laboral en el transporte. Estas son:

  1. Ajenidad (que se vaya a realizar para una empresa ajena)
  2. Dependencia
  3. Retribución salarial
  4. Que el medio de transporte usado no exija obligatoriamente una autorización administrativa para el transporte de mercancías por carretera.
  5. Que el transporte se realice con un vehículo de hasta 2 toneladas de peso máximo autorizado inclusive

tugesto en el sector transportes

En tugesto somos abogados online especializados en transporte. En 2016 formamos parte de la defensa ante el Tribunal Supremo de los intereses de cientos de transportistas afectadxs por el céntimo sanitario. Hoy nuestrxs clientes ya están recuperando su dinero. Y si te has visto afectado por la compra de una cabeza tractora entre 1994 y 2011, aún estás a tiempo de recuperar tu dinero con nosotros.

Además, contamos con una solución online contra los impagos en el sector transporte única en el mercado.

recupera-dinero-camion

contrato de transportecontrato laboraltransporte laboraltransporte mercantiltransportistas

tugesto • 19 febrero, 2018


Post Anterior

Siguiente Post

Deja un comentario

Tu Email no será visible / Los campos requeridos están marcados con *