Contacta
Con

#gestiona #ahorra #simplifica

Somos tugesto, un equipo de profesionales especializados en diferentes áreas: jurídica, laboral, fiscal, ingeniería informática y nuevas tecnologías. Estés donde estés y desde cualquier dispositivo… Para ti, tugesto

geobloqueo

Así practican las e-commerces el bloqueo geográfico

¿Has intentado comprar en una e-commerce extranjera? Quizá alguna te haya redirigido a su versión en español, donde no aparece lo que buscas. Así practican muchas e-commerces el llamado “bloqueo geográfico” o geobloqueo.

La Unión Europea busca derribar las barreras digitales que nos separan mediante la implantación de sanciones a los comercios online. A falta de concretar los pormenores finales, el nuevo reglamento aguarda en la línea de salida de los próximos meses. Mientras tanto, veamos qué experiencias enmarca el “geobloqueo” y cómo funciona.

Qué es y dónde encontrar el geobloqueo

Algunas tiendas online muestran distintos productos y precios dependiendo del país en el que nos encontremos. De la ubicación geográfica del acceso a la página. Por ejemplo, la web de Zara. Cuando accedes a ella debes elegir tu ubicación y tu idioma. Dependiendo de qué elijas, verás unos pantalones u otros; podrás comprarte un jersey en concreto o no; adquirir o no esos zapatos que te encantan.

Esta praxis se adoptó inicialmente bajo el paraguas de “protección tecnológica”. Pero funciona según los intereses particulares de cada e-commerce, intereses que tropiezan con los de los consumidores y con la libertad de mercado. Las restricciones, que llegan a bloquear el acceso completo, se imponen según la nacionalidad del usuario, su lugar de residencia o por la ubicación geográfica del establecimiento “online”.

Un ejemplo de geobloqueo largamente extendido lo padecen los consumidores de contenido digital. Plataformas de vídeo como Netflix o YouTube, Spotify u otras de música y webs de videojuegos; bloquean el acceso a ciertos países de acuerdo a sus leyes sobre copyright. La Unión Europea lo tiene más difícil en este sentido. Ya han advertido que la regulación del geobloqueo en contenidos digitales se hará esperar. Pero llegará. Quizá para navidades.

Así funciona el bloqueo geográfico

Ya hemos vivido la experiencia del bloqueo, en Zara, en Netflix o Spotify. Quien más o quien menos en YouTube. Pero, ¿cómo funciona?

La IP, ese número que es para nuestro ordenador, móvil o tablet lo que el DNI para nosotros; toca a la puerta de un servidor para acceder a un contenido. Cuando suena el timbre, el servidor rebota cada IP adonde haya predefinido la e-commerce, según el lugar de donde provenga.

Los servidores asignan las IP a distintos bloques de proveedores de servicios de internet. Los conocidos como ISP. Y éstos son los que nos lanzan a una web u otra en función de nuestra localización geográfica.

Este proceso se agiliza gracias a las bases de datos que almacenan direcciones IP, que las organizan por países y las dejan listas para el geobloqueo. A merced de las e-commerces.

geobloqueo ecommerce

Las técnicas del geobloqueo

Bloquear una IP específica, un idioma o un país entero. Las técnicas del geobloqueo a veces escapan a nuestra imaginación. Y gracias a las bases de datos de IP la tarea se simplifica hasta límites insospechados. En lenguaje técnico, podemos nombrar algunas formas de restringir el acceso:

  • Modificar el archivo .htaccess de nuestra web. Este archivo de configuración, alojado en la página, sirve para muchas cosas, entre ellas bloquear una IP, o las que queramos; o redirigirlas. La modificación es manual, por lo que no se recomienda si tenemos que añadir una a una cientos de direcciones.
  • Algunos hostings (ese lugar en la nube donde se alojan las páginas) disponen de herramientas para geobloqueo en su panel de control. La e-commerce podrá usar esta opción siempre que su hosting la disponga. El bloqueo resultará más o menos sencillo dependiendo del panel de control, tan fácil en algunos como habilitar por pestañas los países donde queremos que se muestre el contenido.
  • Otro modo de restringir accesos por geolocalización es a través de un sistema CDN (Content Delivery Network), conocido en castellano como Red de Entrega de Contenidos. Estas redes replican el contenido de las webs en muchos servidores (ordenadores) de modo que no todos los usuarios accederán a un único lugar. Destinado a mejorar el tiempo de carga de sus contenidos, sobre todo vídeos, este servicio es contratado cada día por más e-commerces. Y a través de él también tendremos la opción de filtrar las direcciones IP según su localización, dando acceso. O no.
  • Y una de las opciones más profesionales son los Módulos Apache. Como su explicación completa resulta demasiado técnica, nos limitamos a comentar que aplican geobloqueo a través de bibliotecas y bases de datos de IP.

Cómo evitar el geobloqueo. Usa una Proxy

Todas las molestias tomadas por parte de las e-commerces a veces resultan en vano. Para evitar el rebote de nuestra IP, se puede navegar con una proxy. La proxy es una intermediaria entre nuestra IP y el servidor al que queremos acceder. Funciona de la siguiente forma: nuestra IP está en España y queremos entrar en una web francesa que restringe el tráfico de nuestro país; accedemos con una proxy gala que se conectará al servidor francés y le hará creer que nuestra IP es francesa, dándonos acceso. Et voilà! Estamos dentro.

Si quieres conocer más sobre los requisitos legales que debería cumplir tu página web, consulta nuestro módulo de Ley de Protección de Datos.

bloqueo geográficoe-commercegeobloqueotienda onlineUnión Europea

tugesto • 23 febrero, 2018


Post Anterior

Siguiente Post

Deja un comentario

Tu Email no será visible / Los campos requeridos están marcados con *