Contacta
Con

#gestiona #ahorra #simplifica

Somos tugesto, un equipo de profesionales especializados en diferentes áreas: jurídica, laboral, fiscal, ingeniería informática y nuevas tecnologías. Estés donde estés y desde cualquier dispositivo… Para ti, tugesto

remanente

El remanente, ejemplos para empresas

En contabilidad hay muchas palabras que solemos oír con frecuencia pero que no acabamos de entender. El remanente quizá sea una de ellas. Si quieres dar un paso más y descubrir los entresijos del término, te lo explicamos a continuación. Tanto si empresario o autónomo, te será de gran utilidad.

En tugesto somos una asesoría y despacho de abogados online. Llevamos años asesorando a cientos de empresas y autónomos de una forma personal y cercana. Gracias a nuestra app de gestión propio, además, conseguirás los mejores servicios al mejor precio.

Definición y ejemplos de remanente

Si nos basamos en una definición tradicional, el remanente es lo que sobra después de cerrar un año fiscal. Podemos hablar de remanentes de producción o de remanentes de contabilidad.

En el primer caso con remanente nos referiríamos a la producción sobrante. Por ejemplo:

Un carpintero fabrica veinte puertas. Tras pasar un tiempo, sólo ha conseguido vender dieciséis. Las cuatro puertas restantes, que no ha vendido, son el remante de producción.

En el segundo caso, hablamos de remanente en términos de contabilidad:

Una empresa cierra su año fiscal y se encuentra con 6.500 euros de beneficios. De estos 6.500 euros tiene que reservar 650 en concepto de reserva legal (de forma obligatoria, las sociedades anónimas y limitadas deben distribuir el resultado del ejercicio, de esta distribución un 10%  de los beneficios deberá aportarse a la cuenta de Reserva Legal, esta cuenta tendrá como máximo el 20% del capital social). Aparte de esta parte en la distribución la empresa tendrá que  hacer frente a otras posibles medidas de distribución, estas vendrán determinadas por los Estatutos de la sociedad, de normal el resultado excedente de todo lo anterior se lleva contra “Reserva Voluntarias” con la finalidad de reinvertirlo en la Sociedad.

Si llegada la Junta General Ordinaria, en la que se decide la distribución de los Resultados, se dejara una cantidad sin repartir, esta se tendría que llevar a la Cuenta “Remanente”, por lo que el remanente se puede definir como la parte del resultado que no se ha acordado la distribución por la Junta General.

El remanente de tesorería

Las administraciones públicas también tienen remanente, pero lo llaman remanente de tesorería. Este indicará, tras el cierre fiscal de cada año, conocer la solvencia del consistorio o del tipo de administración que se trate. Normalmente, este remanente se emplea para dos cosas: pagar deudas o invertir.

Para calcular el remanente de tesorería hay que conocer los fondos líquidos (dinero en caja y en bancos). En segundo lugar, sumarle los cobros pendientes. De esta forma, deberíamos calcular la siguiente fórmula:

            (Fondos líquidos + cobros pendientes) – pagos pendientes = remanente de tesorería

Cuando el resultado es positivo se puede invertir, si es negativo debería recuperarse durante el ejercicio siguiente.

Los beneficios del autónomo

Un autónomo todo el beneficio que gana es su “sueldo”. El único remanente que puede tener es el de producción.

contabilidad-fiscal-tugesto

año fiscalbeneficioscierre contablecontabilidadremanente

tugesto • 5 marzo, 2018


Post Anterior

Siguiente Post

Deja un comentario

Tu Email no será visible / Los campos requeridos están marcados con *